Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 de marzo de 2014

 

Hola a todos!!!, por si algún despistado aún no lo sabe os recordamos que ya está a la venta desde hace unos días el nuevo libro de Rafael: Las gafas de la felicidad.

No os lo podéis perder!!!!, vamos a ponernos todos esas súper gafas!!!

Un beso a todos,

Mónica

Read Full Post »

La soledad es maravillosa, y es así para todo el mundo. Lo que pasa es que cuando estamos neuróticos la vemos como un tiempo amenazador.

Os voy a contar una experiencia muy bonita y curiosa que llevo siempre en mi recuerdo:

Hace un año y pico me apetecía pasar un día en soledad y se me ocurrió ir al zoo a ver a los animales, disfrutar de un largo paseo, y desconectar del mundo.

El zoo me pillaba a media hora de casa, así que aproveché para maravillarme con la naturaleza y la arquitectura de mi ciudad. Árboles de diferentes tamaños, colores y olores, además de todo tipo de vegetación, aparecían ante mí y qué goce era contemplarlos. Igual pasaba con los edificios, de diferentes formas, texturas y antigüedad. Cosas sencillas pero maravillosas en las que cuando uno está neurótico, ni se da cuenta de que están ahí.

Y al fin, llegué al zoo. Cientos de diferentes tipos de animales estaban allí. No sé ni cuánto tiempo estuve allí, pero qué gozada contemplar sus pelajes, sus movimientos armónicos y su presencia imponente y solemne. Había elefantes, tigres, leones, monos, caballos, hipopótamos,… Estaba maravillado.

Cuando salí del zoo, estaba en paz.

Ya estaba llegando a casa cuando me encontré a un par de buenos amigos y a muchos compañeros tomando cañas en un bar. Al verlos, fui a saludarlos y me preguntaron que de dónde venía. Yo les dije tan contento que del zoo, que había ido sólo a verlo y hasta les conté una anécdota: «Chicos, si hasta he ligado y todo: cuando estaba viendo los hipopótamos, le dije a una, ¡¡¡moza!!!, y se puso boca arriba mirándome y emitiendo sonidos. Esta hipopótamo quería tema, ajjajaja.»

Por otro lado, en cuanto dije la palabra sólo, empezaron a decir mis amigos y los compañeros: «Pero hombre: ¿cómo es que no nos has avisado para que fuéramos juntos? ¿Tu sólo? Pero si eso es muy extraño y aburrido. Pero hombre. Ayyyyy.»

En ese momento me entró un poco la risa y usé el amor dándoles un abrazo.

Y mientras que estaba allí con ellos, me llegó el siguiente pensamiento inconsciente: «ahora ya os puedo disfrutar de verdad, porque sé que no os necesito nada de nada.»

Luego en casa pensé en este día tan maravilloso en soledad que había disfrutado y fui consciente de ese pensamiento tan racional que había tenido. Ahora no sólo lo pensaba con fuerza, sino que se había hecho el «milagro» y ya lo sentía así.

Esta experiencia la llevo en el corazón. Ya sea estando en el zoo, apreciando la naturaleza o la arquitectura de mi ciudad, estudiando, haciendo deporte, viendo cine, leyendo literatura, escuchando música, bailando (a veces me pongo a bailar sólo, ajaja), trabajando la mente, o incluso disfrutando el dulce no hacer nada (además de dormir), LA SOLEDAD ES MARAVILLOSA (como también es benéfico el aburrimiento).

Un abrazo.

David M.

Read Full Post »

Hola a todos os dejo con el resumen de la tercera tertulia de León. Nuestro querido Luís nos ha preparado este magnífico resumen!!!

Muchas gracias Luís por el gran trabajo que estás realizando, eres una de las personas que más sabes de TREC!!!, una pasada!!!!

Un beso a todos,

Mónica

RESUMEN DE LA TERCERA TERTULIA DE LEÓN

Como siempre haciendo un repaso de la frase más famosa de la Trec, «No nos afecta lo que nos ocurre, sino lo que nos decimos» o bien «Para sentir tenemos primero que procesar» comienza la tercera tertulia en León. Una productiva tertulia.

Empezamos haciendo frente a situaciones conflictivas con otras personas. Repasando estrategias válidas:

La primera y la más sencilla, tener momento a momento una toma de conciencia, es decir, darse cuenta cuando vamos a quejarnos o a exigir. No quejarse nunca. No exigir nunca. Osea, cuando vamos a pasarnos de la raya y no sobrepasarla. Así evitando la irracionalidad no nos ponemos de quicio. Hemos hecho nuestra parte. Y si además no tenemos la expectativa de cambiar al otro o la expectativa de que piense como nosotros mucho mejor. Vaya del otro no esperes nada. Dale libertad de que sea como quiera, eso es quererle. Podemos preferir… y si no se cumple la expectativa, no pasa nada, otra vez será. Podemos mostrarlo así.

La segunda que es similar pero mucho más precisa. El desarme a través de la empatía. Como actualmente estoy leyendo a David Burns, no puedo evitar utilizar el libro como apunte, copio literal un texto que define la empatía, y son unos párrafos gloriosos del libro que no me cansaré de leer (Aprovecho para dedicar este párrafo a David N. que fue quien recomendó este libro en el blog a quien altamente agradezco igual que altamente recomendaba él este libro):

«Empatía. La empatía es el antídoto definitivo de la irritación. Es la forma más elevada de magia descrita en este libro, y sus efectos espectaculares están firmemente arraigados en la realidad. No hace falta ningún espejo trucado.

Definamos la palabra. Por empatía, no quiero que se entienda la capacidad de sentir del mismo modo que siente alguna otra persona. Esto es simpatía, algo muy recomendable pero a mi juicio, un poco sobrevalorado. Cuando digo empatía, no me refiero a actuar de una manera tierna, comprensiva. Esto es apoyo. El apoyo también se ha valorado y sobrevalorado mucho. Entonces, ¿qué es la empatía? Es la capacidad de comprender con exactitud los pensamientos y motivaciones concretos de otras personas de manera que puede decirse: «Si, ¡es exactamente eso lo que estoy pensando!» . Cuando usted tenga ese extraordinario conocimiento, comprenderá y aceptará sin irritarse por qué los demás actúan de esa forma en lo que hacen aun cuando sus actos no sean de su agrado.

Recuerde, son sus pensamientos los que generan su irritación y no la conducta de otra persona. Lo asombroso es que, en el momento en que usted entiende por qué la otra persona actúa de esa manera, este conocimiento tiende a desmentir esos pensamientos generadores de su cólera.

Usted podría preguntar. Si es tan fácil eliminar la irritación con la empatía, ¿por qué la gente se pone tan furiosa con los demás todos los días? La respuesta es que la empatía es difícil de adquirir. Como seres humanos, estamos atrapados en nuestras propias percepciones y reaccionamos automáticamente ante los significados que atribuimos a lo que la gente hace. Introducirse en el cerebro de otra persona requiere un arduo trabajo y la mayoría de las personas ni siquiera saben como hacerlo. ¿Usted sabe? Lo aprenderá en las próximas páginas.»

Primera parte del método:

Preguntar, preguntar y preguntar. Vamos a ser investigadores y tendremos especial interés en descubrir las irracionalidades para no caer en ellas, con la mente en racional. Por ejemplo también podemos intentar averiguar ventajas y desventajas concretas en la mente de la otra persona. Como si intentásemos saber como haría su lista de costes y beneficios del tema a tratar.

Albert Ellis, para esto usa los juegos de Rol, en la que teniendo presente las creencias irracionales que vamos encontrando, vamos a defender sosegadamente las reformadas creencias racionales. Gestionamos así nuestras tendencias y las del otro. Nuestros costes y beneficios y los del otro. (No se trató en la tertulia, pero qué mejores preguntas que hacer que las que corresponden a las preguntas de la trec, las típicas preguntas que cuestionan la realidad, la utilidad y la lógica.)

Parte segunda. Una vez descubierta toda la información, centrándose en conductas y cosas, pero dejando libre de generalización, etiquetación y demonización de los dos actores. Buscando pecados pero no pecadores. Libre de terribilizaciones en la medida de lo posible, entonces: Intentar estar de acuerdo. Ello implica la posibilidad de cambiar de opinión. Obviamente si no me defiendo, entre tanta pregunta llegaré a conclusiones lógicas, realistas y útiles que permiten cambios de parecer muy valiosos. Puedo usar los puntos en acuerdo como introducción al discurso de presentación de los puntos en desacuerdo sin la expectativa (obligatoria) de que el otro piense igual. Estar de acuerdo con el desacuerdo y los dos contentos. Con la libertad yo de no cambiar en lo que creo. Y con la libertad él de no cambiar en lo que cree. ¡Y los dos contentos!

Parte tercera. Si no estamos de acuerdo en nada, podemos usar como introducción para mostrar sosegadamente nuestras preferencias o posturas lo único en lo que se puede estar de acuerdo, o se debe estar de acuerdo, y es que todo el mundo tiene derecho a pensar como quiera y a irritarse o a ponerse de quicio, así que podemos decir algo así como: «Visto de esa manera, comprendo que te lo tomes así,… pero yo pienso que….». No vendría mal desmitificar la creencia irracional que le puso de quicio o aclarar la distorsión cognitiva que lo irritó. Pero las importantes son las nuestras que son las que nos irritan a nosotros. «Entiendo lo que dices y me importa…pero…». Para hacer bien esta tercera parte pues en el caso de no estar de acuerdo en nada, la situación puede ser muy tensa hay que tener fuerte la aceptación incondicional, de uno y del otro. Últimamente me gusta sacar la incondicionalidad en la confianza y certeza de que todos tenemos en lo muy interno de nosotros a un ser que desea disfrutar de la vida al que no le gusta sufrir. Y todo esto sirve para conseguir un bien común, disfrutar de la vida, desenmascarando los errores que nublan nuestras percepciones, que tenemos en medio y que nos alejan al uno del otro. Esa forma de verlo facilitará las cosas.

Así estamos haciendo un teatro, unas conductas en las que estamos viviendo una tensión inicial que es la tensión del conflicto muy desagradables. Podemos estar cagados de miedo o enfadados, pero con estas tomas de conciencia a través de nuestro pensamiento, vamos actuando, entonces a medida que va pasando el tiempo, nuestro teatro nos calma. Sentimientos modificados por nuestras conductas y que vienen de nuestros pensamientos por supuesto.

Una tertuliana aporta de su experiencia en diferentes modalidades psicológicas afines lo que llaman «Constelaciones Familiares» que conoció en su momento. Y nos cuenta como es y como sorprendentemente funciona para conseguir el milagro de conseguir grandes liberaciones sentimentales, como conseguir perdones y cambios capaces de cambiar rencores y tensiones emocionales conservados durante años. Ello de nuevo se hace con representaciones de juegos de rol que sirven para conseguir ejercitar el milagro de esa empatía.

http://sararodriguezsimon.net/

A veces esos cambios hacen que dejemos de fumar, o nos evitan una depresión a partír del momento en el que lo entendemos.

En este punto hablamos sobre el perdón. Recordando lo que Rafael dice. El perdón, no lo necesitamos, hay que entender lo que ha pasado y desmitificar las situaciones. Ello acabará con todas las terribilizaciones y nos sacará del mundo del mal, que también es el mundo del perdón. Pensar que había algo horrible es mentira, claro, creer esto es trabajo de cada uno.

El perdón tiene un lado muy positivo, pues una persona, muestra su voluntad de ceder y renunciar, lo cual es muy, muy  positivo. Lo cortés no quita lo valiente.

De todas formas ante los conflictos de cualquier tipo con otras personas, tener presente que toda expectativa puede ser truncada, y para ello sentir la liberación de verse fallones hasta la médula como fallones que somos todos los humanos. Podemos, pensar que todos somos mucho más neuróticos de lo que creemos, podemos tratar con un neurótico o serlo nosotros mismos. Olvidarse así del perfeccionismo que nos llenará de expectativas, de vergüenzas y de bloqueos.

Solo puedo decir que durante la tertulia gracias a la presencia de personas nuevas y otras sorpresas fui muy feliz. Y tengo que agradecer a cada uno la parte que claramente sabe.

Un abrazo,

Luís.

Read Full Post »